David Movilla inicia una nueva temporada al frente del Zamora CF, aunque en esta ocasión en Segunda División B. El vasco es consciente de las dificultades y de que muchos les ven como la “cenicienta” del grupo, un calificativo contra el que lucharán en el terreno de juego. El técnico está contento con un equipo que, avanza, se dejará todo en cada partido.

-¿Cómo valora la pretemporada que han realizado?

-Una pretemporada más. Gran parte del bloque ya estaba la temporada pasada y eso ha facilitado la integración y lo que hemos querido ir desarrollando, sin incidencias ni lesiones graves. Hemos tratado de ir evolucionando en base a lo que teníamos construido ya de la temporada pasada.

Leche Gaza

-¿Está el equipo en el punto que quería que estuviera a estas alturas?

-No. Pretendemos seguir evolucionando. Los equipos no es que lleguen a un punto de preparación y se queden ahí, y ese sea el nivel, sino que los equipos están continuamente evolucionando o involucionando. Lo que tratamos es seguir acercándonos a una mejor versión sabiendo que hay que seguir incidiendo en aquellos aspectos que dominas más y en aquellos que tienes que mejorar. Entiendo un equipo como un ser vivo y no como algo fijo.

-Aunque quede por mejorar y progresar, ¿en este momento se está donde se quería?

-No establezco unos objetivos a una fecha determinada. Trato de que sea una evolución e introducir elementos de mejora constantes en base a cómo vea al equipo. Yo creo que esas planificaciones a medio-largo plazo son bastante irreales.

-¿Cómo definiría a esta plantilla 20-21?

-Diría propósito compartido. El equipo está muy en sintonía con lo que venimos construyendo en los últimos años y con la palabra equipo, la palabra nosotros está por encima del yo. Todos están poniendo su talento al servicio del equipo y es lo que más me enorgullece.

-¿Qué aspectos son los que hay que trabajar más a día de hoy?

-La constancia en el ritmo de juego que tratamos de desarrollar e imponer. Es un ritmo de juego muy elevado y mantener eso durante noventa minutos, a la exigencia que requiere esta categoría, es una de nuestras líneas de mejora, lógica a estas alturas. Ya no es que queramos alcanzarlo, sino que vamos a necesitar alcanzarlo para ser un equipo competente y competitivo.

-Hace unos meses me dijo que hablar de la Segunda B Pro era una quimera, pero el otro día el presidente sí lo puso como objetivo y en dos años, Segunda División A.

-Donde hay patrón no manda marinero. Lo que diga Víctor (De Aldama) va a misa. Víctor siempre se ha mostrado muy ambicioso y nos pone los medios adecuados para sacar el mayor rendimiento al equipo, pero una cosa es que seamos ambiciosos, que tiremos para arriba y que salgamos todos los partidos a ganar… pero creo que nadie puede exigirle a un recién ascendido un ascenso de categoría. Todos estamos de acuerdo en que es uno de los grupos más difíciles y donde todos los rivales y entendidos nos dan como una de las cenicientas. Vamos a tratar de rebelarnos ante eso, pero si hablamos de favoritos puede haber ocho o nueve equipos con esta vitola por delante de nosotros.

-¿Considera que el Zamora CF está en el subgrupo más complicado?

-Lo dice todo el mundo, pero a mí me parecería osado hacer esa afirmación sin tener conocimiento de todo. Sí conozco bastante el grupo 2 pero no tengo conocimiento del grupo 4, del 3 algo más… Pero entre el 1 y el 2 sí diría que es el subgrupo más fuerte. Trato de no pronunciarme o posicionarme en aquellos aspectos sobre los que no tengo conocimiento profundo, y a priori el dato es que hay muchas capitales de provincia, con el Deportivo de La Coruña, Pontevedra… y si no es el más fuerte, será de los más fuertes.

-¿Satisfecho con el equipo con el que se va a empezar esta nueva etapa?

-Llevo 22 años entrenando y siempre he estado contento. Mirar lo que te falta no te aporta nada positivo, miro lo mucho que tengo y sobre todo que me hacen disfrutar. Se vio el otro día (en referencia al encuentro contra la Cultural Leonesa, 1-1). Nos pueden salir mejor o peor las cosas, pero es una gozada verlos entrenar, trabajar, competir, dejarse todo… y acaban reventados. Eso también es un orgullo. Es una gozada los valores que transmite el equipo y eso es lo que me hace disfrutar y estar contento. Luego, la competición nos pondrá en un lugar o en otro pero la verdad es que a este equipo se le pueden reprochar muy pocas cosas.

-¿Se puede dar la plantilla por cerrada?

-Sí, además tenemos las fichas del B y jugadores que nos van a aportar desde el filial. Luego está Asiel, central lesionado al que todavía le queda tiempo de recuperación.